Monday, October 14, 2019

Comentarios from Maria: “¿Dónde está el amor?”

Maria CNN HeadshotLas encuestas de salida muestran que la reelección del presidente Obama se produjo por los votos de las personas jóvenes, las minorías y las mujeres. El presidente del Comité Nacional Republicano, Reince Priebus, está bajo una intensa presión para mejorar la marca republicana y atraer a más votantes mujeres y a los hispanos, pero con el debate sobre la reforma migratoria caldeándose, el supuesto galanteo de los líderes republicanos no se encuentra en ninguna parte en la comunidad latina.

Cuando el Congreso regrese a Washington en septiembre, todas las miradas se centrarán en los republicanos que controlan la Cámara de Representantes para ver si pueden trabajar con los demócratas para aprobar una ley de reforma migratoria integral. El hecho es que muchos extremistas dentro del Partido Republicano están contaminando los esfuerzos republicanos para cerrar la brecha entre los votantes latinos debido a sus reiterados comentarios equivocados y francamente racistas sobre los latinos.

Es muy sencillo, los votantes minoritarios nunca respaldarán a un partido que no los apoya. Tras las históricas pérdidas de las elecciones en el 2012, el Partido Republicano hizo un examen de conciencia y presentó un plan para mejorar la conexión con los latinos. Pero el mes pasado, el representante Steve King (R-IA) comparó a las personas traídas a los Estados Unidos sin documentos cuando eran niños, comúnmente conocidos como DREAMers, con narcotraficantes:

Los increíblemente ofensivos comentarios de King ni siquiera se acercan a los hechos. En cuatro de cada cinco redadas de drogas a lo largo de la frontera Estados Unidos-México está implicado un ciudadano de los EEUU, de acuerdo con el Centro para el Periodismo Investigativo.

Además, los puntos de vista de King están fuera de contacto con los votantes en su distrito. Una gran mayoría de los votantes en el distrito de King, el 68 por ciento, apoya una “vía hacia la legalización ganada” y una proporción ligeramente menor, el 65 por ciento, apoya un “camino a la ciudadanía ganada”, según un memorando del grupo conservador pro reforma Red de Acción Americana.

Lamentablemente, Peck y King no son las únicas voces antiinmigrantes en el Partido Republicano.

¿Dónde está el cortejo que fue aclamado como el muy necesario elixir para un Partido Republicano en peligro? Por desgracia, lo que hace la renovación de la marca del Partido Republicano especialmente difícil es la manera en que algunos líderes republicanos quieren paralizar la reforma migratoria. Y específicamente, no quieren votar sobre una legislación que incluya un camino a la ciudadanía, un enfoque que el Senado aprobó con el apoyo de ambos partidos y los votantes republicanos apoyan, aunque con las debidas condiciones incluidas.

La matemática política es simple. Si el Partido Republicano no encuentra una manera de silenciar las voces antiinmigrantes en su partido y trabajar con los demócratas para aprobar una reforma migratoria integral que incluya una vía a la ciudadanía, el Partido Republicano nunca volverá a encontrar el camino hacia la Casa Blanca.